¿Cómo pueden los servicios de consultoría HVAC mejorar su edificio?

Los gastos de energía representan una parte importante de los costos de propiedad de un edificio en la ciudad de Nueva York. Los precios de la electricidad se encuentran entre los más altos del país y, aunque la mayoría de los sistemas de calefacción de espacios y de agua caliente doméstica utilizan la combustión de combustible, también generan altos gastos debido a la gran demanda de calefacción en los edificios de la ciudad de Nueva York.

Los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) normalmente representan más del 40% del uso de energía en los edificios de oficinas de la Ciudad de Nueva York y más del 60% del uso de energía en los edificios multifamiliares. Por lo tanto, las mejoras en las instalaciones de HVAC pueden producir una reducción significativa en los costos de energía. Además, los servicios de consultoría de HVAC pueden ayudarlo a abordar otros problemas como:

  1. Rendimiento deficiente de HVAC
    Calentamiento o enfriamiento excesivo, temperatura en constante cambio o corrientes de aire del sistema de ventilación, por nombrar algunos ejemplos.
  2. Calidad del aire interior deficiente (IAQ)
    Los sistemas HVAC que no están diseñados correctamente también sufren de un control deficiente de la humedad y los contaminantes del aire.
  3. Emisiones elevadas de gases de efecto invernadero de un edificio
    Ahorrar electricidad reduce las emisiones indirectamente, ya que esa energía podría haberse generado a partir de combustibles fósiles. Las actualizaciones para equipos de calefacción a base de combustión también reducen las emisiones si cambia a una fuente de calor menos contaminante o si mejora la eficiencia del sistema.
  4. Vibración y ruido
    Dado que los sistemas HVAC incluyen algunos de los equipos más grandes de los edificios, pueden causar problemas de vibración y ruido.

Tenga en cuenta que las actualizaciones de HVAC están sujetas al Código de Conservación de Energía de la Ciudad de Nueva York. Sin embargo, dado que el objetivo es mejorar el rendimiento de HVAC en primer lugar, los requisitos del código de energía son realmente útiles como hoja de ruta.


Obtenga una evaluación de HVAC para encontrar las mejores actualizaciones del sistema.


Mejora del rendimiento de HVAC

Una instalación de HVAC bien diseñada ofrece las condiciones adecuadas para que los interiores de edificios sean utilizados por humanos: temperatura del aire, temperatura del agua, velocidad del flujo de aire y renovación del aire interior. Cuando alguna de estas variables no se controla adecuadamente, normalmente surgen problemas de comodidad y salud. Si su edificio tiene un sistema de radiador de vapor antiguo, probablemente sea demasiado grande porque estas instalaciones fueron diseñadas originalmente para la carga de calefacción con ventanas abiertas; Los edificios herméticos son una tendencia relativamente moderna.

Los ingenieros consultores de HVAC pueden inspeccionar su equipo existente y proponer actualizaciones para mejorar el rendimiento. Normalmente se proponen tres tipos principales de medidas, que se resumen en la siguiente tabla:

MEDIDA DE ACTUALIZACIÓN DE HVAC

DESCRIPCIÓN

Nueva puesta en servicio

La nueva puesta en servicio consiste en ajustes simples y de bajo costo para los componentes de HVAC que pueden estar configurados incorrectamente o mal calibrados. La nueva puesta en servicio también incluye reparaciones menores y reemplazos de componentes. Cuando un edificio nunca se ha vuelto a poner en servicio antes, se utiliza el término «retrocomisionamiento». El proceso tiende a ser más laborioso porque no se ha realizado antes.

Actualizaciones de equipos

Una medida sencilla: los equipos viejos y derrochadores se reemplazan por unidades más nuevas y eficientes. Si el equipo original tenía la capacidad incorrecta, esta es una gran oportunidad para corregirlo.

Controles automáticos

Como complemento a la instalación de equipos más eficientes, se pueden implementar controles automáticos para garantizar su uso óptimo. Las enfriadoras y calderas modernas suelen tener estos controles integrados y solo deben configurarse. Otros equipos de las instalaciones de HVAC, como los sistemas de bombeo hidrónico o los manipuladores de aire, pueden utilizar dispositivos de control externos. Por ejemplo, los equipos accionados por motor pueden equiparse con variadores de velocidad para adaptar el flujo de aire o agua a la demanda.

Estas actualizaciones tienen el mismo objetivo: especificar instalaciones de HVAC que brinden condiciones interiores adecuadas para los humanos, al tiempo que optimizan el costo operativo. También puede esperar una reducción en los gastos de mantenimiento, por la sencilla razón de que el nuevo equipo no está desgastado.

Mejora de la calidad del aire interior (IAQ)

Tendemos a centrarnos en el ahorro de energía cuando mejoramos los sistemas HVAC, pero la calidad del aire interior también es muy importante. Las consecuencias de una mala IAQ pueden variar desde molestias menores hasta problemas de salud; por ejemplo, algunos contaminantes del aire pueden provocar alergias o ataques de asma si el sistema de ventilación no los elimina eficazmente del aire interior.

Tenga en cuenta que el control de contaminantes es solo un aspecto de la calidad del aire interior. Monitorear y controlar la humedad también es muy importante:

  • La humedad excesiva estimula la reproducción de moho, ácaros del polvo, bacterias y virus. Todos son perjudiciales para IAQ.
  • Por otro lado, el aire interior excesivamente seco puede irritar la piel y las vías respiratorias. La sequedad también favorece algunos virus y el polvo permanece suspendido en el aire durante más tiempo; la humedad une las partículas de polvo con las superficies, haciéndolas más fáciles de limpiar.

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. Recomienda mantener la humedad relativa entre el 30% y el 50% para brindar el mejor ambiente interior para los humanos. Aunque existen humidificadores de aire y deshumidificadores en el mercado, tienden a consumir mucha energía. Para obtener los mejores resultados y la eficiencia energética, el control de la humedad debe diseñarse en la instalación de HVAC.

¿Cómo pueden los servicios de consultoría HVAC mejorar su edificio?

Una ventilación adecuada es extremadamente importante para los aparatos de combustión. Si bien los principales contaminantes del aire interior causan irritación o alergias, los gases de combustión contienen sustancias que en realidad son venenosas, como el monóxido de carbono.

Reducir la huella de carbono de un edificio

El gobierno de Nueva York ha establecido el ambicioso objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 80% para 2050, tomando 2005 como base. La infraestructura de la ciudad requerirá numerosas mejoras para lograr este objetivo, y los sistemas de calefacción basados ​​en combustión representan una gran fracción de las emisiones en la ciudad de Nueva York.

Una actualización de HVAC que normalmente ahorra dinero en efectivo al tiempo que reduce las emisiones es una conversión de combustible para sistemas de calefacción de espacios y agua caliente sanitaria. Si su equipo de calefacción todavía funciona con aceite de calefacción, la conversión a gas natural puede reducir las emisiones y ya no tendrá que depender del suministro de aceite, ya que el gas natural se distribuye a través de tuberías subterráneas. De hecho, dependiendo del tipo de combustible para calefacción que tenga, una actualización puede ser obligatoria: el fueloil n. ° 6 ya está prohibido debido a sus altas emisiones, y el fueloil n. ° 4 debe eliminarse gradualmente para 2030.

Control de ruido y vibración en equipos HVAC

Las instalaciones de HVAC involucran una gran cantidad de maquinaria en movimiento, incluidos compresores, bombas y ventiladores. Si estos equipos carecen del soporte adecuado, pueden generar vibraciones que se propagan a través de otros elementos del edificio. Por ejemplo, una unidad de tratamiento de aire con un control de vibración deficiente puede afectar los conductos de aire, el techo e incluso los accesorios de iluminación, lo que también causa ruido.

Cuando los principales equipos de HVAC tienen el tamaño y el soporte adecuados, los problemas de vibración se minimizan. Aunque en general es imposible eliminar por completo el ruido y las vibraciones, dejan de ser un problema si se pueden reducir a un punto en el que no afecten a otros sistemas del edificio y no sean percibidos por los ocupantes.

Recomendaciones finales

Tenga en cuenta que los sistemas HVAC son técnicamente complejos y están sujetos a muchos requisitos del código de construcción. Hay muchas configuraciones de sistema disponibles, lo que significa que a menudo hay más de una solución viable para una aplicación específica, pero la variedad también puede generar confusión. Trabajar con ingenieros consultores de HVAC calificados garantiza que obtenga un alto rendimiento y eficiencia energética a un costo óptimo.