El riesgo número 1 después de la explosión de vapor del 19 de julio en Manhattan

Si ha estado siguiendo las noticias recientes, seguramente se enteró de una gran explosión de vapor que ocurrió en Manhattan el 19 de julio. El incidente tuvo lugar exactamente en la Quinta Avenida y la calle 21, en el distrito de Flatiron, interrumpiendo el tráfico y todo tipo de actividades. Nadie murió, pero eso no significa que el peligro haya terminado: hay evidencia de que la explosión liberó grandes cantidades de asbesto, una sustancia extremadamente dañina para los humanos. La explosión de vapor rompió una tubería de 20 pulgadas y tuvo lugar alrededor de las 6:40 a.m.

El asbesto siempre es un problema al demoler o renovar construcciones antiguas, especialmente aquellas construidas antes de que se conocieran sus riesgos; en ese entonces, el uso de asbesto en materiales de construcción no estaba restringido. Cuando la sustancia se detecta en un edificio, el procedimiento correcto es contratar una empresa de remediación especializada; sin embargo, los accidentes pueden liberar grandes cantidades de asbesto en poco tiempo sin control.

Dado que el sistema de distribución de vapor propiedad de Con Edison se instaló hace más de un siglo, es probable que cualquier incidente que involucre una explosión libere asbesto. Se han tomado las siguientes medidas después de la explosión de vapor del 19 de julio:

  • Se han evacuado 49 edificios de la zona afectada. Se están realizando esfuerzos para restaurar las condiciones adecuadas para la ocupación lo más rápido posible, pero esto puede requerir varios días para los edificios más cercanos al lugar de la explosión.
  • Unas 500 personas fueron desplazadas de sus viviendas en la zona afectada. Con Edison les ofreció alojamiento en un hotel durante el tiempo necesario para eliminar los riesgos en los edificios residenciales evacuados.
  • Se pidió a los ciudadanos de las inmediaciones que entregaran la ropa que llevaban puesta, en bolsas cerradas. La ropa que absorbe asbesto ya no es adecuada para su uso y Con Edison ofrece una compensación por ello.
  • Las rutas de transporte público han sido modificadas temporalmente y el tramo de la Quinta Avenida donde ocurrió el accidente está cerrado.

Con Edison define el área inmediata alrededor de los sitios de explosión de vapor de la siguiente manera:

  • 500 pies al este o al oeste de la Quinta Avenida, a lo largo de la calle 20 o 21.
  • 100 pies al norte o al sur a lo largo de la Quinta Avenida

Curiosamente, también hubo una explosión de vapor el 19 de julio de 2007, exactamente 11 años antes del reciente incidente. En esa ocasión, hubo 30 heridos y una víctima mortal, y el asbesto también fue la principal preocupación durante las secuelas. El sistema de vapor de Con Edison es el más grande del mundo y cubre 104 millas de tubería, lo que significa que pueden ocurrir accidentes con vapor en gran parte de la ciudad de Nueva York.

Asbesto en sistemas HVAC

Una de las tareas más importantes en los edificios afectados es asegurarse de que los sistemas HVAC no se hayan contaminado con asbesto. Los sistemas HVAC ayudan a preservar la calidad del aire en condiciones normales, pero en realidad pueden propagar la contaminación cuando el aire exterior contiene grandes cantidades de una sustancia peligrosa. Con Edison recomienda a los propietarios que recirculen el aire interior sin mezclar el aire exterior, hasta que se haya controlado el riesgo de asbesto.

La ciudad de Nueva York tiene el ambicioso objetivo de reducir sus emisiones en un 80 % para 2050. Dado que el vapor normalmente se produce con la combustión de combustibles fósiles, este objetivo solo puede lograrse mediante la transición a sistemas de calefacción libres de carbono, como las bombas de calor eléctricas. Los edificios existentes pueden aprovechar el costo relativamente bajo del suministro de vapor de Con Edison y evitan tener que poseer y operar sus propias calderas. Sin embargo, la distribución de calor a base de agua es la mejor opción para edificios nuevos, tanto en términos de rendimiento como de seguridad.