Peligros de la soldadura y cómo evitarlos

La soldadura es un procedimiento en el que se calientan, funden y mezclan dos metales para producir una unión entre ellos. La soldadura es un campo técnico en sí mismo, que cubre más de 70 procedimientos de soldadura diferentes. Algunos tipos comunes son la soldadura por arco de metal blindado (SMAW), la soldadura por arco de tungsteno con gas (GTAW) y la soldadura por arco sumergido (SAW).

Los procedimientos de soldadura tienen ciertos riesgos para la salud de los operadores y los trabajadores circundantes, que incluyen la exposición a humos metálicos y radiación ultravioleta. Las operaciones de soldadura, corte y soldadura fuerte también conllevan el riesgo de accidentes como quemaduras, daños en los ojos, descargas eléctricas y cortes. La mayoría de estos peligros se pueden prevenir con controles de ingeniería, capacitación y equipo de protección personal (EPP). La prevención de accidentes durante la soldadura es un elemento importante de la seguridad del sitio de construcción.


Nuestros servicios de gestión de la construcción hacen que el proceso de construcción sea más seguro y eficiente.


Riesgos más comunes de la soldadura

Como se mencionó anteriormente, la soldadura crea peligros tanto para los soldadores como para quienes trabajan en las cercanías. Es importante conocer los riesgos asociados con la soldadura y las precauciones para prevenir accidentes y lesiones. Aquí hay una lista de los peligros y riesgos más comunes que plantea la soldadura:

Descarga eléctrica

Durante los procedimientos de soldadura por arco, se utilizan circuitos eléctricos activos para fundir metales. Esto crea un riesgo de descarga eléctrica, que ocurre cuando un soldador toca dos objetos metálicos que tienen una diferencia de voltaje entre ellos. La electrocución es un peligro grave al soldar y puede provocar lesiones graves o la muerte. Incluso si la descarga eléctrica no es letal, puede hacer que los soldadores pierdan el equilibrio y caigan desde una superficie alta (Fuente: Welderhub.com).

Los incidentes de choque eléctrico se clasifican en dos categorías: choque de voltaje primario y choque de voltaje secundario.

  • El choque de voltaje primario es extremadamente peligroso, ya que varía de 230 a 260 voltios. Puede ocurrir al tener contacto directo con el interior del equipo de soldadura y otros metales conectados a tierra.
  • El tipo más común es el choque de voltaje secundario, que ocurre al tocar parte del circuito del electrodo, que varía de 20 a 100 voltios.

Un voltaje más alto puede producir una corriente más alta y existe un mayor riesgo de morir por electrocución. Una descarga de 50 voltios puede ser suficiente para herir o matar a un operador, según las condiciones.

Peligros de la soldadura y cómo evitarlos

La clave para evitar descargas eléctricas es un aislamiento adecuado y todo el equipo debe estar seco y en buenas condiciones. Las siguientes recomendaciones pueden reducir el riesgo de electrocución durante la soldadura:

  • Evite tocar las partes metálicas del portaelectrodos, especialmente si su piel o ropa están húmedas.
  • Los soldadores deben usar guantes secos en buenas condiciones.
  • Proporcione tapetes de goma u otros tipos de aislamiento para los soldadores.
  • Realice los procedimientos de bloqueo y etiquetado cuando realice reparaciones, solo técnicos calificados deben reparar el equipo de soldadura.
  • Realice una inspección adecuada del equipo de soldadura y del portaelectrodos antes de trabajar.
  • Tome medidas de seguridad adicionales cuando trabaje en lugares húmedos, estructuras metálicas y condiciones de hacinamiento donde sea necesario arrodillarse o trabajar en posiciones incómodas.

Riesgos de incendio

La soldadura genera chispas que rocían hasta 35 pies y pueden causar riesgos de incendio. Cuando esto sucede, los trabajadores con grasa en la ropa tienen el mayor riesgo de quemarse. Los productos químicos inflamables siempre deben mantenerse alejados de los espacios de soldadura, para evitar cualquier incendio que pueda dañar toda la instalación. Las siguientes medidas pueden ayudar a prevenir incendios durante la soldadura:

  • Tenga a mano un extintor de incendios.
  • Ordena el espacio de trabajo.
  • Almacene sustancias combustibles como gasolina, madera, cartón y productos químicos inflamables lejos del espacio de trabajo.
  • Utilice escudos resistentes al fuego si no se pueden mover materiales inflamables.
  • Los lugares polvorientos pueden generar riesgos adicionales al soldar. La alta concentración de partículas finas puede oxidarse sin previo aviso, lo que puede provocar un incendio repentino o una explosión.

Humos y gases

La soldadura expone al personal a humos gaseosos invisibles como ozono, nitrógeno, óxidos de cromo, óxidos de níquel y monóxido de carbono. El nivel de daño depende del gas, la concentración y la duración de la exposición. Algunas enfermedades causadas por humos y gases de soldadura son neumonía, asma, cáncer y fiebre por humos metálicos. Los efectos también pueden incluir irritación de la garganta, los pulmones y los ojos. Las siguientes recomendaciones pueden minimizar la exposición a humos y gases:

  • Mantener la cabeza fuera de la columna de humo.
  • Use ventilación y escape local para eliminar los gases nocivos.
  • Utilice dispositivos respiratorios aprobados cuando la ventilación sea insuficiente.
  • Monitoree los niveles de contaminantes para determinar la calidad del aire.
  • Lea la hoja de datos de seguridad del material (MSDS) de los electrodos para saber qué vapores se liberarán.

Peligros físicos

Hay muchos peligros físicos presentes durante las actividades de soldadura, como quemaduras, daño ocular, cortes y aplastamiento de los dedos. Los peligros físicos se pueden reducir drásticamente con el equipo de protección personal (EPP) adecuado. El EPP apropiado para soldadores incluye:

  • Cascos de soldadura con protectores laterales: los cascos brindan protección contra la radiación UV, partículas, escombros y quemaduras químicas. Es necesario ajustar los filtros de las lentes para proteger los ojos, pero también para ver con claridad mientras se trabaja.
  • Respiradores: brindan protección contra gases y humos.
  • Ropa resistente al fuego: Reduce los riesgos de quemaduras provocadas por el calor, el fuego y la radiación.
  • Protección auditiva: ofrece protección contra vibraciones y peligros por ruido en el lugar de trabajo.
  • Botas y guantes: Los guantes aislados ignífugos y las botas de punta dura con suela de goma protegen a los soldadores de peligros como descargas eléctricas y caída de objetos.

Conclusión

Las medidas de seguridad de soldadura están diseñadas para proteger a los trabajadores de los peligros presentes durante los procedimientos de soldadura. Para minimizar los problemas de salud y las lesiones de seguridad en los lugares de trabajo, son importantes las sesiones de capacitación y la inspección periódica de los equipos de soldadura. Los trabajadores deben ser conscientes de los peligros presentes durante las actividades de soldadura y las precauciones correspondientes.