Por qué el otoño es una buena oportunidad para las medidas de eficiencia energética

La temporada de otoño brinda una excelente oportunidad para mejorar la eficiencia energética, ya que el clima es fresco y agradable. Cuando llega el duro clima invernal, su edificio puede mantener el interior cálido a un menor costo de energía.

Las mejoras que preparan un edificio para el clima frío también pueden denominarse proyectos de acondicionamiento para el invierno. Los siguientes consejos pueden ayudarlo a reducir sus facturas de energía, mientras protege su propiedad contra el clima invernal.


Mejore la eficiencia energética y ahorre energía y gas.


Prepare su horno

Contrate a un profesional de HVAC con licencia para que inspeccione su horno y detecte problemas antes de que el clima se enfríe. De esta manera puede evitar reparaciones de emergencia durante el invierno, cuando hay menos opciones de programación y los precios son más altos. Asegúrese de que el filtro de la caldera se cambie con regularidad según lo recomendado por el fabricante, ya que una caldera solo funcionará correctamente con un filtro limpio.

Controlar la configuración del termostato

Por qué el otoño es una buena oportunidad para las medidas de eficiencia energética

Los sistemas HVAC representan un alto porcentaje de sus facturas de energía, pero puede reducir el consumo bajando el termostato. Esto significa ajustar el termostato más bajo durante el invierno y más alto durante el verano, pero aún dentro de un rango agradable de temperaturas.

El Departamento de Energía de EE. UU. Sugiere retroceder el termostato entre 10 ° F y 15 ° F cuando la casa está vacía. Cuando esté en casa, use la temperatura más baja que le resulte cómoda. Estas sencillas medidas pueden ahorrar más del 10% en costes de calefacción. Las siguientes son algunas temperaturas recomendadas:

  • Cuando la casa esté ocupada durante el día, establezca temperaturas entre 68 ° F y 72 ° F.
  • Cuando la casa esté vacía durante el día y durante las horas de sueño, establezca temperaturas entre 66 ° F y 62 ° F.

Esas configuraciones pueden parecer geniales, pero son bastante agradables, especialmente cuando se usan atuendos de invierno. También considere usar un termostato inteligente, que aprende los hábitos de uso por sí solo. De esta forma, evita la tediosa tarea de ajustar el termostato varias veces al día.

Revise las puertas y ventanas en busca de fugas y corrientes de aire

Por qué el otoño es una buena oportunidad para las medidas de eficiencia energética

Compruebe si hay huecos y fugas de aire en ventanas y puertas: provocan pérdida de calor durante el invierno, lo que obliga a su sistema de calefacción a trabajar más.

  • Para realizar una prueba simple de hermeticidad para una puerta, coloque un trozo de papel en la jamba de la puerta y verifique si se desliza fácilmente una vez que la puerta está cerrada.
  • También revise si hay grietas y sellos dañados alrededor de puertas y ventanas.

Para reparar fugas de aire, compre burletes para puertas y masilla de silicona para ventanas. Estos productos se pueden instalar rápida y fácilmente siguiendo las instrucciones proporcionadas.

Use los electrodomésticos de techo de manera eficiente

Con un uso inteligente, los ventiladores de techo y las cortinas pueden aumentar la eficiencia general de una casa. Los ventiladores se utilizan normalmente para enfriar espacios interiores durante el verano, pero también pueden lograr una sinergia con los calefactores portátiles si se invierte la dirección de giro.

  • Tenga en cuenta que el aire frío se acumula cerca del suelo, mientras que el aire caliente se acumula cerca del techo.
  • Un ventilador en reversa empuja el aire frío hacia arriba, desplazando el aire caliente hacia el piso.

Durante los días de invierno, las cortinas pueden permanecer abiertas para aprovechar la ganancia de calor solar, permitiendo la acumulación de calor interior. Por la noche, las cortinas deben estar cerradas para mantener el calor adentro mientras duerme.

Limpiar la chimenea y la chimenea, si corresponde

Una chimenea a menudo se considera una característica estética agradable, especialmente para los residentes de climas fríos. Una chimenea de leña o gas debe limpiarse con regularidad para prepararse para el otoño y el invierno, asegurándose de que funcione de manera eficiente y segura.

Antes de usar la chimenea por primera vez en la temporada de invierno, obtenga un servicio de inspección y limpieza profesional. Una limpieza adecuada asegurará que se elimine cualquier material inflamable, evitando la liberación de monóxido de carbono (CO) dañino en su hogar.

Conclusión

La eficiencia energética debe ser un objetivo para los propietarios de edificios durante todo el año. Sin embargo, el otoño representa una excelente oportunidad para prepararse para el invierno y optimizar los costos de calefacción.

Uno de los consejos más simples es optimizar el termostato, ya que esto ahorra energía incluso sin actualizar el sistema de calefacción. El otoño brinda una gran oportunidad para experimentar con diferentes configuraciones de termostato antes de que llegue el invierno. También puede tomarse su tiempo para reparar su sistema de calefacción y encontrar las mejores actualizaciones, en lugar de gastar más de lo necesario en reparaciones de emergencia en invierno.