Prevención del coronavirus en diferentes tipos de edificios

ASHRAE ha proporcionado una guía detallada sobre cómo prevenir el coronavirus con características de diseño de HVAC. Su guía también incluye recomendaciones de gestión para tipos de edificios específicos. Ocupaciones como escuelas, universidades y comercios son especialmente vulnerables debido a la gran cantidad de personas que interactúan. Los edificios para el cuidado de la salud también requieren cuidados especiales, ya que los pacientes con COVID-19 comparten un edificio con trabajadores de la salud y pacientes que no tienen COVID-19.

La reapertura de un edificio después de COVID-19 probablemente requerirá servicios de ingeniería. Incluso si no hubo problemas mientras el edificio estaba desocupado, los sistemas de HVAC pueden necesitar ajustes para prevenir el coronavirus de manera más efectiva. Los siguientes son algunos de los servicios que puede necesitar al reabrir un edificio:

  • Puesta en servicio
  • Prueba, ajuste y balanceo (TAB) para HVAC
  • Reconfiguración del sistema de automatización de edificios (BAS)
  • Servicios de contratistas – Generales, mecánicos, eléctricos, protección contra incendios, etc.
  • Profesionales de diseño registrados: diseñe cualquier trabajo requerido y envíelo para su aprobación por el departamento de construcción local.

Nota: Este artículo proporciona una guía de COVID-19 para algunas clasificaciones de ocupación, según las recomendaciones de ASHRAE. Sin embargo, no recomendamos ni apoyamos la apertura de un edificio hasta que los gobiernos y las autoridades sanitarias levanten las restricciones vigentes.


Haga que inspeccionen su sistema HVAC y solucione los puntos débiles contra COVID-19.


Prevención de COVID-19 en escuelas y universidades

Las instituciones académicas deben manejarse con sumo cuidado durante las secuelas del COVID-19. Tenga en cuenta que las escuelas y universidades tienen muchos jóvenes de numerosos hogares. Son la población menos vulnerable al coronavirus y es más probable que sean asintomáticos y propaguen la enfermedad sin saberlo. La protección de los estudiantes es fundamental para proteger a toda la población del SARS-CoV-2.

Prevención del coronavirus en diferentes tipos de edificios

ASHRAE recomienda purificadores de aire portátiles y completamente eléctricos para cada salón de clases. Estas unidades deben tener filtración HEPA y desinfección UV, y su flujo de aire debe ser de al menos 2 rotaciones de aire por hora. La concentración de CO2 en las aulas no debe exceder las 800-1000 ppm.

Se recomienda ventilación con 100% de aire exterior, para eliminar cualquier riesgo de transmisión por recirculación de aire. Es probable que el sistema HVAC existente necesite ajustes, y los filtros de mayor eficiencia pueden exigir potencia adicional del ventilador. La oficina de enfermería debe estar sujeta a los mismos requisitos de diseño que una instalación de salud con habitaciones aisladas.

ASHRAE recomienda el funcionamiento normal de HVAC al menos una semana antes de que abran las escuelas y universidades. Todo el aire interior debe purgarse completamente antes de la ocupación, y debe realizarse una descarga diaria al menos 2 horas antes de abrir. Todos los sistemas de agua también deben lavarse, y los sistemas HVAC hidrónicos deben probarse químicamente antes de reabrir.

Prevención de COVID-19 en edificios comerciales

Prevención del coronavirus en diferentes tipos de edificios

Los riesgos en los edificios comerciales son similares a los de las escuelas, ya que son visitados por muchas personas a diario. Sin embargo, si bien las escuelas y universidades tienen información sobre sus estudiantes, cualquiera puede ingresar a edificios comerciales como centros comerciales y grandes almacenes. Las personas asintomáticas pueden ingresar a estos edificios sin que nadie lo sepa, lo que crea un potencial centro de infecciones.

Los edificios comerciales a menudo tienen ventilación controlada por demanda (DCV), para ajustar su sistema HVAC de acuerdo con su ocupación variable. Estos sistemas deben desactivarse cuando los edificios vuelvan a abrir, para permitir la mayor ventilación posible independientemente de la ocupación. Los sistemas HVAC son mucho más fáciles cuando se dispone de un sistema de automatización de edificios (BAS). Su configuración normal se puede almacenar y se establece una nueva configuración de acuerdo con las pautas de COVID-19.

Deben verificarse los sistemas de ventilación de recuperación de energía y, en particular, las ruedas de energía no deben crear un riesgo de contaminación cruzada. Un sistema de recuperación de energía bien diseñado tiene menos del 3% de intercambio de aire entre el suministro y el escape, y solo se debe usar una rueda de energía por espacio.

Los propietarios de edificios comerciales deben incentivar el uso de escaleras en lugar de ascensores, ya que los ascensores atrapan el aire y muchas personas presionan sus botones. Por supuesto, también se aplican las recomendaciones generales para edificios: mayor filtración y desinfección UVGI.

Prevención de COVID-19 en edificios sanitarios

Prevención del coronavirus en diferentes tipos de edificios

El sector de la salud está sujeto a estrictos estándares, que están más allá del alcance de esta publicación de blog. Además de sus funciones normales de control de temperatura y humedad, el sistema HVAC debe ser capaz de:

  • Proteger al personal sanitario y a los visitantes de infecciones.
  • Aislar a los pacientes que están siendo tratados por diferentes afecciones, para prevenir infecciones adquiridas en el hospital.

La mayoría de las infecciones por COVID-19 parecen ocurrir de persona a persona, cuando se exponen a gotitas con el virus a distancias inferiores a seis pies. Otra vía común de infección es tocar las superficies que han estado expuestas al virus y luego tocarse la nariz, los ojos o la boca.

Los sistemas HVAC de los hospitales deben evitar el flujo de aire de las áreas posiblemente infectadas a las áreas limpias. Por ejemplo, las habitaciones de los pacientes de COVID-19 se mantienen a presión negativa, por lo que el aire no puede escapar a los espacios circundantes. Se aspirará aire si hay una abertura, pero el aire que ya está dentro de la habitación no fluirá contra la diferencia de presión. También es necesario tener precaución al descargar los inodoros, ya que esto puede liberar pequeñas gotas (aerosoles) con el virus.

Se recomienda la filtración HEPA para antesalas y vestíbulos, y se pueden usar unidades portátiles cuando la instalación de filtros en sistemas HVAC no es práctica. Los pacientes sospechosos y confirmados de COVID-19 no deben ser agrupados, e idealmente solo debe haber un paciente por habitación. Cuando se utilizan habitaciones para 2 personas para tratar COVID-19, ASHRAE recomienda cortinas de aislamiento y marcos de túneles con filtros HEPA.

Las recomendaciones generales también se aplican: deshabilitar DCV para usar la máxima ventilación, verificar los sistemas ERV para detectar fugas y contaminación cruzada e instalar UVGI en serpentines de enfriamiento y otros puntos sensibles que pueden acumular gérmenes.