Vehículos eléctricos: oportunidades y desafíos

Los vehículos eléctricos (EV) son una tecnología prometedora, ya que pueden reducir drásticamente las emisiones del sector del transporte. En las zonas urbanas, solo los edificios producen más emisiones que los vehículos. Sin embargo, los vehículos liberan todas sus emisiones a nivel local, mientras que una gran parte de las emisiones de los edificios son indirectas y se producen en las centrales eléctricas. El transporte es la principal fuente de contaminación del aire en las ciudades, incluso si las emisiones de los edificios son mayores en general.

Incluso si los vehículos eléctricos se conectan a una red eléctrica que depende de combustibles fósiles, las ciudades se benefician de una mejora en la calidad del aire. En este caso, las emisiones se alejan de las calles y los edificios y se concentran en las centrales eléctricas. Por supuesto, usar energía limpia para cargar vehículos eléctricos es la mejor opción, ya que esto puede mejorar la calidad del aire y eliminar las emisiones por completo.


¿Está considerando cargadores de vehículos eléctricos para su edificio?


Beneficios económicos y ambientales de los vehículos eléctricos

En promedio, los vehículos eléctricos son más caros que sus contrapartes que queman combustible. Sin embargo, dado que la energía solar y eólica se han vuelto tan baratas, un vehículo eléctrico que funcione con ellas puede lograr un costo operativo muy bajo.

También considere que cada EV contiene una batería de alto rendimiento, y las unidades que están conectadas a la red pueden acumular una capacidad de almacenamiento considerable. Las empresas de servicios públicos pueden negociar con los propietarios de vehículos eléctricos para aprovechar este recurso:

  • Cuando hay un excedente de generación de electricidad en la red, se puede indicar a los vehículos eléctricos conectados que comiencen a cargarse. Los precios de la electricidad bajan cuando hay un excedente de generación, y los propietarios de vehículos eléctricos también se benefician de una carga barata en este caso.
  • También se aplica lo contrario: las empresas de energía pueden agregar la capacidad de almacenamiento de los vehículos eléctricos conectados y otros sistemas de almacenamiento de energía para gestionar mejor los picos de demanda. Por supuesto, los propietarios de vehículos eléctricos que participan en un programa como este primero deben aceptar que se carguen las baterías. Una opción viable es ofrecer a los propietarios de vehículos eléctricos una compensación por el suministro de electricidad durante los períodos de alta demanda.

Un concepto prometedor es la creación de una “planta de energía virtual” que agregue la capacidad de almacenamiento de los vehículos eléctricos y otros sistemas de baterías conectados a la red. De esta manera, la capacidad total actúa como un solo recurso, incluso cuando los vehículos eléctricos individuales están conectados y desconectados todo el tiempo.

Vehículos eléctricos: oportunidades y desafíos

Los vehículos eléctricos también ayudan a eliminar las emisiones indirectas, ya que distribuir electricidad a los cargadores de vehículos eléctricos es mucho más eficiente que distribuir combustible a las estaciones de servicio. Las entregas de combustible requieren camiones cisterna, que consumen aún más combustible para su distribución. Por otro lado, una red eléctrica con un buen servicio puede suministrar electricidad a las estaciones de carga con pérdidas mínimas.

Los beneficios medioambientales de los vehículos eléctricos son evidentes durante el tráfico intenso. Un motor de combustión siempre quema combustible, incluso cuando está inactivo. Sin embargo, los vehículos eléctricos pueden recuperar la carga con el frenado regenerativo y se eliminan las emisiones del ralentí.

Cuando se menciona el concepto de vehículo eléctrico, tendemos a visualizar un sedán o un deportivo. Sin embargo, el concepto más amplio de “movilidad eléctrica” ha ganado popularidad recientemente. La energía eléctrica puede mover vehículos de todo tipo, desde scooters y bicicletas hasta autobuses y remolques.

Principales desafíos al implementar vehículos eléctricos

A pesar de sus beneficios ambientales, los vehículos eléctricos también presentan desafíos únicos. En primer lugar, una ciudad debe tener una red de estaciones de carga de vehículos eléctricos para soportar una gran flota. Los propietarios de vehículos eléctricos normalmente tienen cargadores residenciales, pero estas unidades son lentas y el vehículo debe dejarse enchufado durante la noche. Los vehículos eléctricos solo se estacionan por períodos cortos en muchos espacios comerciales, y solo los cargadores rápidos de CC son viables en estos casos.

El uso generalizado de vehículos eléctricos también puede cambiar el perfil de carga en las redes eléctricas, especialmente si una ciudad tiene muchos cargadores rápidos de CC; muchos modelos consumen hasta 50 kilovatios.

  • Actualmente, las redes eléctricas tienden a experimentar su mayor demanda anual en los calurosos días de verano, cuando hay miles de sistemas de aire acondicionado funcionando a plena capacidad.
  • Si un pico de demanda de los cargadores de vehículos eléctricos coincide con un pico de demanda de los acondicionadores de aire, es posible que las redes existentes no puedan manejar la carga, lo que aumenta la probabilidad de apagones.

No hay un pico de demanda del aire acondicionado durante el invierno, pero el pico de demanda de los cargadores de vehículos eléctricos puede combinarse con el de las bombas de calor, otra tecnología emergente. La combinación de vehículos eléctricos y bombas de calor puede reducir en gran medida las emisiones de las ciudades, pero una planificación cuidadosa es muy importante para evitar una carga excesiva en la red eléctrica.