Ventajas de ser proactivo con el mantenimiento del sistema de construcción

Una vez que se ha diseñado e instalado un sistema de construcción, los principales gastos involucrados son la operación y el mantenimiento. Los costos de operación incluyen insumos como energía y agua, y también hay salarios asociados cuando el equipo necesita un operador. Por otro lado, los costos de mantenimiento incluyen reemplazos de piezas, salarios del personal de mantenimiento y, a menudo, los servicios de contratistas y consultores de ingeniería.

Según cómo se gestiona el mantenimiento, los costes asumidos por los propietarios de los edificios pueden variar drásticamente:

  • El enfoque de mantenimiento tradicional es receptivo, donde los problemas se resuelven a medida que ocurren, pero esta no es la forma más eficiente de utilizar el tiempo y los recursos.
  • Un enfoque más inteligente es monitorear el estado de los sistemas del edificio a intervalos regulares y resolver problemas antes de que se produzca una falla en el equipo.

Las consecuencias de la falla del equipo dependen del sistema de construcción específico afectado. Por ejemplo, si falla un sistema de esterilización a vapor en un hospital, muchas operaciones de atención médica se interrumpen y las consecuencias pueden ser graves. Por otro lado, no hay interrupción en un Iluminación exterior el circuito falla, pero la seguridad puede verse comprometida por la noche. En ambos casos, la mejor solución es no permitir que el problema se materialice en primer lugar.


Obtenga una inspección profesional de los sistemas MEP de su edificio.


Cómo el mantenimiento proactivo mejora la confiabilidad de HVAC

Equipo HVAC es muy importante porque mantiene las condiciones interiores adecuadas para la ocupación, pero su función es fundamental durante las temperaturas extremas. El interior de un edificio sin aire acondicionado se vuelve rápidamente inadecuado para su ocupación en un día caluroso de verano, y lo mismo se aplica si una caldera de calefacción de espacios falla en un día de invierno con temperaturas bajo cero.

Las averías de los equipos que afectan a los sistemas de calefacción y refrigeración pueden ser muy perjudiciales, y los propietarios de los edificios no pueden garantizar condiciones adecuadas para los ocupantes a menos que estas instalaciones se mantengan con regularidad. Los sistemas de calefacción de espacios ya deberían haber sido reparados cuando llegue el invierno, y el aire acondicionado debería revisarse antes de los meses más calurosos del verano.

Ventajas de ser proactivo con el mantenimiento del sistema de construcción

Permitir averías de HVAC no solo trae el costo directo de una reparación.

  • Cuando las empresas se ven afectadas, también hay una pérdida de productividad.
  • Por otro lado, los ocupantes de edificios residenciales pueden verse obligados a pasar la noche en un hotel si los sistemas de calefacción fallan en un día frío de invierno.

Las inspecciones de rutina de los equipos HVAC no solo evitan averías, sino que también brindan la oportunidad de mejorar la instalación con medidas de eficiencia energética. El mejor momento para actualizar el equipo es cuando el edificio no lo está utilizando, razón por la cual el mantenimiento y las actualizaciones a menudo se realizan juntos.

Los sistemas de bombeo de agua potable también tienen un papel fundamental, y una falla en la bomba puede ser tan perjudicial como una falla en un enfriador o una caldera. El mantenimiento proactivo también puede evitar interrupciones y costosas reparaciones en este caso.

Mantenimiento proactivo para sistemas de protección contra incendios

Los problemas de mantenimiento pueden ser perjudiciales cuando afectan a los sistemas de HVAC o de bombeo, pero las consecuencias pueden ser devastadoras si sistemas de protección contra incendios no funcionan correctamente. El fuego puede causar daños masivos a la propiedad y la pérdida de vidas humanas, y las medidas automáticas que detectan y previenen el fuego deben estar siempre listas para responder.

Considere los sistemas de rociadores contra incendios, que contienen agua a presión que se libera inmediatamente en respuesta al calor. Si un sistema de rociadores automáticos tiene baja presión debido a un mal mantenimiento, su capacidad de extinción de incendios se reduce o elimina.

La ventaja económica del mantenimiento proactivo

Además de las razones descritas anteriormente, se recomienda el mantenimiento proactivo simplemente porque es la mejor decisión comercial:

  • Cuando falla un sistema de construcción, el daño resultante a menudo afecta a muchos componentes más allá del que causó la avería.
  • Por otro lado, si el problema se detecta y se resuelve con anticipación, solo se debe solucionar el componente específico que causa el problema.

Por ejemplo, si un compresor muestra indicios de que eventualmente podría bloquearse, debe ser inspeccionado por profesionales para realizar las reparaciones correspondientes. Si se permite la falla del compresor, el daño puede extenderse al motor eléctrico y otros componentes asociados. En pocas palabras, la prevención tiene un costo menor que la reparación.

Otra ventaja del mantenimiento proactivo es que las actividades se pueden programar cuando causan una interrupción mínima. Por otro lado, cuando se produce una avería en el equipo, los propietarios de edificios rara vez tienen tiempo de sobra; el problema debe solucionarse lo antes posible para restaurar el funcionamiento del edificio.